Like us on foursquare

Trujillo Ciudad de la eterna primavera

Trujillo Ciudad de la eterna primavera Conocida con el nombre de la "ciudad de la eterna primavera", Trujillo fue fundada en 1534 y bautizada con el nombre español de la ciudad de Trujillo, donde nació el conquistador Francisco Pizarro.

Una de las más hermosas ciudades del Perú, Trujillo floreció cuando numerosas familias nobles se asentaron en el lugar para explotar el oro y la plata de las minas y dedicarse a la producción de azúcar a gran escala en las haciendas. Los mejores ejemplos de la arquitectura trujillana se construyeron siguiendo la tradición costeña, es decir, con el uso del adobe. Magníficas casonas coloniales de un piso con fachadas austeras, grandes ventanas con celosías y elegantes interiores pueden verse en toda la ciudad. Entre las mansiones más interesantes destacan: la Casa Urquiaga, residencia del Libertador Simón Bolívar, que alberga ahora una colección de ceramios precolombinos y muebles coloniales; la Casa Bracamonte, un ejemplo de la arquitectura colonial y republicana con una hermosa fachada; y la Casa del Marqués de Orbegozo, una típica estructura virreinal con valiosas colecciones de vajillas de plata, espejos y muebles. Otras casonas son: Casa del Mayorazgo, Casa del Marqués de Herrera y Valle, Casa del Almirante Del Risco (con hermosos murales), Casa de Luis Fernando de Ganoza y el Palacio Iturregui, el mejor ejemplo de la arquitectura neoclásica con mármoles, columnas y estatuas italianas.

Entre las iglesias de Trujillo, la catedral es la más importante. Este edificio data de 1666 y ostenta un maravilloso altar con un tabernáculo de plata y valiosos óleos de la escuela cusqueña. El Monasterio del Carmen, construido en 1759, es uno de los más hermosos en cuanto a arquitectura se refiere, y en su interior se encuentra una notable colección de pinturas de los siglos XVII y XVIII.